domingo, 19 de noviembre de 2006

CUADERNO DE GONDAL


Este cuaderno podría empezar como aquella canción de Ismael Serrano: "Últimamente ando algo perdido/ me han vencido viejos fantasmas/ nuevas rutinas". Al menos, era como tenía pensado comenzarlo, pero, de repente, una se piensa abstraida de todas la interioridades que azotan la objetividad, y se da cuenta de que no es malo sentirse perdido si se tiene gente de bien al lado para ir alumbrando el camino. Dice Serrat que "nunca es triste la verdad/ lo que no tiene es remedio". Eso se puede entender ante un café una mañana de domingo, o frente a unos vasos largos a medio camino entre los icebergs y las destilerías, o con la sonrisa de alguien que te firma un disco que jamás grabó, en la calle del Silencio... Da igual cómo suceda, el caso es que sea así, que te des cuenta.

Creemos que el corazón sólo late por nosotros en un ejercicio de egolatría infinita, pero no es cierto. Nuestros corazones bombean por todas las risas; todas las miradas; todos los besos con sal; todas las palabras las que seducen y las que duelen; todas las canciones que hicimos parte de nuestras pisadas; todos los amores: los llegados, los perdidos, los que sean para siempre; y por la magia, las ilusiones, las desesperanzas...

Porque la vida es así de fácil, así de grata, dejaremos para otro día los lamentos y las autocompasiones.

Bienvenidos a Gondal, el universo creado por Emily Brontë para escapar de la desidia y la mediocridad. Aquí empieza el recorrido por este universo que no podrá subsistir si no le prestais un poco de vuestra sangre.

12 comentarios:

MEL dijo...

Pillaré un buen sitio, cerca del escenario ;)

carmen moreno dijo...

Gracias por inaugurarlo, Mel. Nos veremos cerquita de él, por supuesto.

Miriam dijo...

Mi querida Carmen, aquí estamos. A tu lado. Ante el mismo mar.

Mariló dijo...

Bienvenida a la blogosfera. Espero pasar buenos ratos leyéndote. Manos a la obra y ánimo

Microalgo dijo...

Ándele. Como puede suponer, ya está entre los "favoritos". La leeré de a ratos dentro de su sombra

manuel dijo...

Cuniaaaaaa, a ver q paisha con el Blog q va lento, eiiin?

carmen moreno dijo...

Gracias a todos por dejar vuestros comentarios.
Había una pequeñísima pega que ya está resuelta gracias a la genio de la lámpara, Mariló (gracias), que me advirtió de que sólo podían dejar comentarios los usuarios de blogger.
En fin, en mi descarga, sólo diré que yo he estudiado Letras...

nán dijo...

Si no llego demasiado tarde desde el 19-11, me gustaría decirle al joven Joan Manuel que no tiene remedio, la verdad, pero tampoco vergüenza; y que sí, que aunque desvergonzada y aunque no rime con esa canción, también es triste. Pero que quizá no en Gondal, quizá no. Iremos viendo. ¡Y qué bien estaría que en Gondal no! Pero por si acaso, ahí van 50 mililitros y se quede con la vuelta. No faltaría más. Las sístoles y diástoles próximas corren de mi cuenta.

Y que si no basta, ahí va en prenda este final del poema amistad a lo largo de Jaime Gil de Biedma (bastante lo tengo gastado ya, de tanto uso fraudulento, pero de curso legal todavía):

Pero callad.
Quiero deciros algo.
Sólo quiero deciros que estamos todos juntos.
A veces, al hablar, alguno olvida
su brazo sobre el mío,
y yo aunque esté callado doy las gracias,
porque hay paz en los cuerpos y en nosotros.
Quiero deciros cómo trajimos
nuestras vidas aquí, para contarlas.
Largamente, los unos con los otros
en el rincón hablamos, tantos meses!
que nos sabemos bien, y en el recuerdo
el júbilo es igual a la tristeza.

Para nosotros el dolor es tierno.

Anónimo dijo...

¿Se puede?
Aqui una defensora de la ALEGRÍA, que le gustaría formar parte de tu universo para escapar también de la desidia y la mediocridad.
Prometo prestar mi sangre, y además...robar versos, regalar risas, derrochar besos y abrazos, firmar discos que no he grabado, apropiarme de canciones de algún cantautor, coger más de una borrachera y pasar horas hablando del amor.

¡No se si te he convencido!....De todas formas ....
GRACIAS POR TODO CARMEN

carmen moreno dijo...

Bueno, Gondal es el universo de todos los que hemos sentido la necesidad, en algún momento, de huir de la mediocridad, de crear nuestra propia realidad a base de mirar el mundo más allá de las pupilas.
En contra de Shakespeare y su Mercader, aquí se precisa la sangre, no las 20 libras de carne.
La vuestra es la mejor que se podría bombear.

Cayo dijo...

Qué bonita declaración de intenciones.

Te deseo suerte. Y que los demás seamos capaces de verla.

Cuídate.

Zen_Tao dijo...

Ya he tenido el placer de estar con usted ante el escenario del Pay Pay, alrededor de una mesa cargada de comida libanesa, su manta verde me salvó un vez de la lluvia... Y ahora que los siglos de separación casi llegan a borrar los rasgos de tu cara del lienzo de mi memoria; irrumpo en su blog sin invitación...
Quilla, a ver si nos vemos joé.