martes, 24 de abril de 2007

LA PECERA

A veces, toco el cristal de la pecera con la punta de mi nariz. Llueve dentro del agua y me cuesta respirar. El mundo se reduce tanto cuando nadas dando vueltas... Mi nariz piensa en Atocha y me lleva de la mano por Fuencarral y llega a Malasaña y se queda a vivir allí para siempre, mientras el resto de mí flota en esta pecera que se derrama calle arriba.

35 comentarios:

ana dijo...

Yo he sido muy feliz dentro de una pecera. He llegado a volcar dentro todo el mar.
Me ha bastado nadar dando vueltas. Porque puedo tener el universo limitado a un trozo de cristal finito...con forma esférica.
A veces no.
A veces me cansé de vivir, de nadar sin salida, de mi agua, de la falta de oxígeno... He empañado el cristal de mi pecera muchas veces... Tantas, que ni siquiera recuerdo cuando fue que me di cuenta de que había muchas cosas detrás del cristal.
He imaginado todo cuanto he querido.
He sido muy feliz en mi pecera.
Porque un día salté, y entonces descubrí que el mundo es una pecera más grande, que allí no hay tanta agua, que me muero de sed. He buscado otras peceras, pero ninguna, ha sabido darme un 100% de felicidad.
Y me gusta mi pecera. Es mía. Y allí sé que tengo todo el agua del mar.

Es muy triste, pero muy tierno.

Besitos,

Ana...

Lara dijo...

Si coges aire y sigues subiendo, subiendo, subiendo, llegas a Zarzalejo. Así que ya sabes.

NáN dijo...

Malasaña es territorio en extinción, dicen las camisetas de mi antiguo grupo de acción, pero también es zona abierta, ya sabes. Y tampoco se va a extinguir tan rápido.

Peter dijo...

Al principió pensé en Juan Luis Guerra y su "Quisiera ser un pez..." (algunos somos así). Que bonita es Malasaña con nán cerca, las cosas como son. Y por Zarzalejos no se vive nada mal tampoco. Debo ser el unico estúpido de por aquí. ¿aceptáis un futuro ilustrado?. A ver donde tenía esas escamas falsas...

Anónimo dijo...

Divina Carmen.

Gracias por este suculento y nutritivo desayuno.

Microalgo dijo...

Alguien me hizo ver hace tiempo que esa canción de JL Guerra estaba basada en un capítulo de Rayuela.

Te entiendo, Ana. Pero los humanos tenemos la BENDITA suerte de tener la opción de salir y entrar de la pecera de vez en cuando.

Yo ya conté que hubo un día, sólo un día, en el que, viajando en tren entre Granada (ay, Granada) y Cádiz, no sabía si iba o si volvía. Me duró poco, porque estaba esperando una beca (que me podían conceder allá o aquí), que me concedieron al final aquí.

Y este es, de momento, el sitio desde donde me voy y al que vuelvo. Soy una microalga marina con un deje canino, necesito una guarida.

Lo que no quita que, de vez en cuando, uno pueda liar el petate e irse. Dos días (a Madrid), dos semanas (a La Habana), dos meses (a Plymouth), medio año (a Dundee) o dos años (a Coimbra).

Pero luego vuelvo.

Decía Stendhal que cuando la estrella de un amante palidece, ese amante debe viajar.

Así que a algunos nos va tocando ya pegarnos el piro...

¿Qué tal estaría Barcelona, Prima? Porque la veo un poco pálida.

Carmen Moreno dijo...

Señor primo, Microalgo: Nus vamos!!!!

primonán dijo...

¡¡¡pero no os vayáis al menos hasta que yo haya pasado por allí!!!

Microalgo dijo...

Ni por asomo, Señor Primo Segundo. Nos tienen que matar.

Carmen Moreno dijo...

Por dios, por dios, ¿dónde vamos nosotros sin haberte visto antes?

Reb dijo...

¡Marineros! Me apunto a ese viaje.
Al abordajeee!!

Microalgo dijo...

Entonces ya me encontraré, esos días, alrededor del 90% de la felicidad.

Más, tal vez, no se deba.

Carmen Moreno dijo...

Jo, Reb. De verdad te vienes con Nán? Anda, di que sí.

Anónimo dijo...

Es muy bonita su pecera Carmen.
Pero el mundo entero es una pecera, desde la que nos asomamos, con las naricitas pegadas al cristal.
Eso si, no todas las peceras son iguales, hay algunas que llevan incorporadas escafandras para permitirnos salir cuando queramos sin ahogarnos.Incluso ya las fabrican con puertas y ventanas.
Desgraciadamente hay otras, de las que algunos, y sobre todo algunas , jamás podran salir a no ser que ocurra un milagro.
La resistencia de ese cristal es tan fuerte, y tan opáco como el "BURKA" que mantiene a algunas mujeres dentro de una terrible pecera.
Esta mañana leyendo en Angeles (lo leo a menudo)ví un enlace que llevaba a Victor Jara y aún me siguen emocionando las cartas de Juana.

Somos cinco mil en esta pequeña parte de la ciudad. Somos cinco mil ¿Cuántos seremos en total en las ciudades y en todo el país? ¡Cuánta humanidad con hambre, frío, pánico, dolor, presión moral; terror y locura! Seis de los nuestros se perdieron en el espacio de las estrellas.
"Lo encontraron en el zapato de Victor"

Cuantos se habrán perdido en las estrellas, aunque no sean de los nuestros.
Pero eso no quita, lo digo con sinceridad, para que su pecera sea muy bonita.
Suprhiya

Carmen Moreno dijo...

Vaya, Anónimo (Suprhiya). Lo que usted dice sí es hermoso.

¿Me dejará sin saber quién es? Y sobre todo, ¿se quedará usted por estos lares? Me encantaría que me dijese sí.

Paralelo 49 dijo...

Yo vivo a ambos lados. Soy anfibia.

Paralelo 49 dijo...

Sí Ana, es muy tierno. Pero yo os digo ( a ti y a Carmen)el cristal es una cortina trasparente. La respiración branquial es una fase ,luego hay que saltar! Hay que tener agallas, (esto también me lo digo) No detenerse (también a mí).Seguir.

Anónimo dijo...

Querida poeta:

Hasta aquí arriba, donde habitas con tus seres queridos, he conseguido llegar saltando. Con un esfuerzo agotador, he consumido mis recursos, mis fuerzas para decirte hola.

Como no se me ocurre nada original, y no se me quita el bloqueo ni siquiera haciendo el amor y no la guerra, pues doy un sorbito a mi J.B. y pasando el antebrazo por mi nariz ya enrojecida por H o por B [;-)] me apunto a la melancolía.

En las profundidades, donde vivo rodeado de tristeza laboral, de muchos hombres y mujeres que se dejan la vida por los demás, las divinidades visten de blanco y verde y sólo ven carne y sangre con la que alimentan su grandeza.

Fuera de esos olimpos; tú, vosotros, dioses de mi mitología diaria; dais aliento a quienes se acercan a vuestros altares y no conocéis, sin distinción, simplemente por estar ahí, a través de palabras sois escultores que modeláis las almas que, encerradas, arrebatais de nuestros cuerpos inánimes.

No sé si la sensibilidad se hereda o se adquiere, pero, por si es esto último en mi morada, junto a la máquina del tiempo ganado, perdido, he colocado una flecha que indica vuestras direcciones para quien quiera llegar.

Un(os) a brazos parti2 y buenas noches.

NáN dijo...

Quirofante anónimo o anónima, por la parte que me toca, que es la de frecuentar esta página de mi prima la poeta, me produce cierta emoción de madrugada tu mensaje. Tiendo siempre a pensar que los que nos leemos somos los 10 o 12 que tenemos los blogs marcados, aunque de pronto me entero de que gente que me conoce me dice que lo hace, aunque nunca comenta. Y ya he visto que pasa también con quienes no conocemos.

Me cohíbe que esa conversación entre amigos, ese sonido del bosque, tenga más oídos.

Pero me emociona que agotado o agotada, te anime venir aquí.

Si alguna vez se repitiera, ¡espero que nunca ya!, lo de que me tocaran la carne y la sangre, y resulta que me tocara que tú me tocases, o ayudaras a que me tocasen, espero que lo hagas con cierta melancolía (como el que se lía un cigarrillo que la experiencia deja perfecto pero sin pensar en ello) y con el ánimo que da un poco (¡tampoco mucho, ¿eh?! de JB).

Carmen Moreno dijo...

Querido Anónimo (S.) que tú y yo sabemos quién eres:

La sensibilidad nace con nosotros, no se aprehende, pero sí se trabaja.

Yo sé que tú también tocas la pecera con la nariz muchas veces, que miras al mundo através de un cristal cóncavo que termina por deformar parcialmente el mundo. A veces, yo no sé cómo salir de ella, aunque lo intento, lo intento mucho y siempre, dando pequeños saltos que hagan que mis pulmones dejen de estar llenos de agua.

No necesitas apuntarte a la melancolía, ya nos conocemos, tú estás en ella. Pero, ¿sabes? Desde este rinconcito de océano, desde este mundo subacuático y plagado de corazones que me dan tanto calor, te aviso de que nadie está solo en la tristeza que producen los días iguales, el anhelo de más corazones, o de uno solo, pero diferente.

Nos debemos otra cerveza, mirando al mar, dejando que atardezca frente a nuestros ojos. ¿Te apuntas?

Carmen Moreno dijo...

Pues sí, Par. Seguir, intentarlo, tener agallas (yo las tengo, y escamas, y cola de pez porque soy Piscis, y una boca que succiona el oxígeno tan formado por agua salada).

¿Hasta dónde hay que saltar?

Por si tu salto fuese lo suficientemente grande, debes saber que aquí (no me refiero sólo a Gondal) siempre habrá quien te preste las alas, las branquias y los bronquios, si los necesitas, si te hacen falta.

Anónimo dijo...

Nan. No, no participo de esos olimpos, decidí privar a la humanidad de mi portentosa ignorancia tiempos inmemoriales ha.
Tampoco son conversaciones privadas, porque cuando las deseamos las podemos tener fuera de "la cibernos". Aquí sólo es el foro donde no me avergüenza mostrar amor a las personas sin ruborizarme.
Querida Carmen:
¡Ok! Sincronicemos nuestros relojes biológicos 9:17:45,46,47,48...

Anónimo dijo...

Por cierto, Quirofante, que bello nombre. Sólo falta echarle imaginación para ponerla en el mundo de la imaginería, hacerlo héroe y hacerse acompañar por sus ejércitos, que victoriosos liberan estas tierras hospitalarias de esos bárbaros, que en tropel, las asolan.

Anónimo dijo...

Hola Carmen soy Suprhiya.
Veo que has confundido al otro anónimo conmigo.
No, él es bastante más literario, pero como me pregúntabas si podrias saber quien soy, te lo digo. Aunque en realidad tampoco te aclarará mucho, no pertenezco a ningun círculo literario, y no tengo blog , pero me gusta entrar a leeros, porque es una vía de escape.
Después de escribir el post, me quedé pensando si alguien lo malinterpretaría , que quede claro que era un poco como pensar en voz alta, porque muchas veces estoy deseando que alguien pegue un golpe en mi pecera , para tener la excusa de... no quedaba otra salida.
Un abrazo
Suprhiya
Pd
Acabaré registrándome, pero en realidad seguiré siendo anónima

Momo dijo...

Hola Carmen.
Suprhiya.....
No sé quien romperá tu pecera para que salgas, pero hay muchos pececitos liberados gracias a tus naricitas pegadas al cristal.
Para tí.
La era está pariendo un corazón
Silvio Rodriguez
Le he preguntado a mi sombra
a ver como ando para reírme,
mientras el llanto, con voz de templo,
rompe en la sala
regando el tiempo.
Mi sombra dice que reírse
es ver los llantos como mi llanto,
y me he callado, desesperado
y escucho entonces:
la tierra llora.

http://www.youtube.com/watch?v=vgwL8C7ZLQA

Carmen Moreno dijo...

Anónimo2 (no te importa que te llame así para diferenciar, ¿verdad?)la grandeza o la belleza no la da la literatura es intrínseca a cada uno de nosotros. Hay gente que es bella y, por tanto, nos transmiten hermosura. No, no te confundí, me encantó lo que decías y cómo lo decías.

Insisto en que para mí es un placer tenerte aquí y espero, de verdad, que te quedes. Ya me dirás quién eres, si te apetece.

Querida Momo... Gracias (con lagrimitas de emoción) por regalarme una de Silvio que, además, me conmueve cada vez que la oigo, ¿cómo lo sabías? Jo... En los últimos tiempos os habéis ido agregando tantos corazones enormes a mi vida que no sé, no tengo palabras, para daros las gracias.
Contigo ya cuento, Momo. Cuenta tú conmigo.

Momo dijo...

Carmen .....
Ya te ha dicho como se llama.
Es amiga mia.
Esa canción se la he escuchado muchas veces.
Para las dos.
Le envié el blog de Nán y... me vais a tener que dar comisión jeje.
Es una persona como decía Machado en el buen sentido de la palabra........
Un abrazo

Carmen Moreno dijo...

Perdona, én los últimos tiempos tengo mucho trabajo (algún día os contaré en qué) y me siento espesa... Suphriya...

Momo, aquí una amiga.

SEÑOR DE BEMBIBRE dijo...

Me gusta Malasaña, me gustas tu.

V. dijo...

:)

NáN dijo...

Me sumo, muy animado, al comentario de El Señor de Bembibre.

Paralelo 49 dijo...

Me gustan las gominolas, me gustas tú.

V. dijo...

:)

Anónimo dijo...

Sí. Me gustas tú, aunque Madriz está muy bien, pero la costa es otra cosita

:) ~ ≈ ~ ≈ ~ Ψ
:) ≈ ~ ≈ ~ ≈ Њ

Microalgo dijo...

En una página tan poética no puedo menos que contribuir con el comentario número... treinta y cinco.