martes, 6 de mayo de 2008

HILOS

A veces se rompe
el hilo. Porque es endeble,
o porque la otra habitación
está oscura. Sin
querer, tiramos de él y se rompe.
Entonces queda el silencio.

(del libro Hilos de Chantal Maillard que me regaló mi Primo en Madrid)



Yo diría más,
a veces tiras del hilo
y me encuentras
entre suspendida y
alzada sobre los talones.
Las habitaciones del palacio
fueron pintadas de negro
y el teléfono
repite sonidos dictados:
"hola"
"no pude llamarte"
"¿cómo puedo pronunciarte para que mi voz no sea mi voz? aunque, no creas que me importas en exceso. Sólo es que..."
Siempre hay un tiempo
que se mide según
la capacidad
del que monta una pieza
rota.
Soy tu mitad
des
medida.
La tercera parte de un hilo que no soporta más
el peso
de lo que respira
de
lo
que
se cuenta que es
principio de la hebra
y yo diría más...

13 comentarios:

Microalgo dijo...

Pero lo que no podemos hacer NUNCA es no tirar del hilo sólo porque no se rompa. Yo he roto algunos, muchas veces sin querer (alguno recientemente, ay), pero no podía quedarme con las ganas de tirar de él, porque era quedarme con la duda de saber qué habría pasado.

Aún sigo pensando que algún día tiraré del hilo y se vendrá detrás una ballena con un Pinocho dentro. Como aquél que dijo.

Tch. Soy incorregible.

Te quiero un montonazo enorme, Dama de Góndal.

Camille Stein dijo...

a veces tiro del hilo
y me quedo sin ilusión
y sin ropa

pareciera que el silencio
se ha instalado
en esta habitación

un beso

winsta dijo...

En ese "Yo diría más" dices tantas cosas que no me canso de repetírmelo hasta llegar a esa tercera parte de un hilo que es el comienzo de la hebra, pero aún dices más.

Gracias por reflejar lo que otras no sabemos contar. Gracias por encontrar las palabras y compartirlas.

Mega dijo...

Hola, Carmen:
Sólo quería decirte que he leído tus poemas (los que aparecen recogidos en la antología de Lara Moreno, Aquí y ahora), y que me han gustado muchísimo. Pero mucho mucho.

Éste de los hilos, también.
Un abrazo

AROA dijo...

y a mí!!!

estos y aquellos

(aunque no sé por qué ese libro de hilos, que sigue pendiente, me costó, igual no era el momento...)

NáN dijo...

¡Es que mi Prima es una poeta grande!, pero allí en Cái, con el aire que hace a veces de un lado y a veces de otro, se dispersa su nombre. Y además, le faltan los trozos de silencio de los que habla Chantal, más fáciles en el campo o en la gran ciudad.

A mí me cautivó allá por aquellos tiempos en los que empezábamos con los blogs y llegué allí desde Lara. Y si me dejó atrapado entonces, en este tiempo ha ido creando ese "instinto asesino" tan necesario para los deportistas de élite y los grandes poetas.

Y no digo más.

Microalgo dijo...

Qué bonito debe ser ese libro que editó Lara Y QUE AÚN NO ME HAN DADO...

Bueno, disculpo a nuestra poeta preferida porque, siguiendo una tradición de siglos en las personas que han compartido tal vocación, está falleciendo lenta y dolorosamente de los pulmmones pulmonares, las pleuras pleurales y los bronquios bronquiales.

Las cosas

carmen moreno dijo...

Don Micro, hay que tirar del hilo porque, cuando uno merece ser feliz (y es su caso porque yo le conozco y sé que es usted muy grande y no me refiero a su físico que le veo venir).

Camille, no desespere, de verdad.

Winsta, gracias a ti por estar.

Mega, muchas gracias y bienvenida. Ojalá se quede.

Aroa, esto... ¿cervecita gaditana? Y no tarde tanto en volver, mujer.

Por algo nos hicimos primos, ¿no? Me sonrojas, Primo, pero también me llena de orgullo porque ya sabes que no sólo te quiero, sino que te admiro.

(Una vez alguien dijo que esto de los blogs era un pasteleo, digo yo que qué bien que haya una plataforma que de calorcito y cariño. ¿O va a ser todo sangre y vísceras?

AROA dijo...

Mi amigo Julián canta el 16 mayo a las 21:00 en el Café Pay Pay

le conozco desde hace taaaaaaanto

ay cómo me gustaría estar allí, te lo mando por si os apetece ir a escucharle

http://www.myspace.com/julianbozzo

Microalgo dijo...

Uh...

La Dama de Góndal me ha dejado un comentario dedicado así como a medias. Se le ha ido la pinza con el paréntesis.

No se preocupe, no se preocupe, que a veces pasa y he captado el sentido de su réplica.

Me doy por besoteado y le agradezco las buenas intenciones. Ya iré yo a mimarla un poco.

en tierra de nadie dijo...

Todavía me dura el sonrojo y una cosilla así como entre la emoción y una lagrimilla por tu último comentario en mi blog, en fin, gracias por recordarme cosas que a veces olvido.

Sobre los hilos, pues yo (y no es por darle la razón a don Micro, aunque en estas cosas creo que estamos de acuerdo, debe de ser el regente ariano o algo) soy de las que pienso que hay que probar y tirar de aquellos que nos llaman la atención para ver dónde nos llevan. Es un riesgo, claro. Detrás de algunos no hay nada, sólo un cabo suelto. Otros se rompen por su propia naturaleza endeble. Otros porque cada parte tira de un lado, y cuando las cuerdas se tensan, pues eso es lo que pasa. Pero, a veces, se produce la magia y, como Ariadna, tiras de uno que te sirve para salir del laberinto, para encontrar una salida cuando estás perdido, para encontrar unas manos y una sonrisa y una persona que te está esperando y que, a su vez, ha tirado de su parte del hilo. Esos son los encuentros que valen la pena.

(Tu hilo me ha traido muchas cosas buenas, Carmen, lo sabes. Leo por ahí que andas otra vez pachuchilla. Cuidate y déjate cuidar)

Un besazo gordo y aliento para esos pulmoncillos tuyos.

Se te quiere.

carmen moreno dijo...

Aroa, te diría que iré,pero, como dice Don Micro, ando estrenando nueva bronquitis (próximamente en sus pantallas).

Etdn, lo que puse en tu blog es la pura verdad, así que aprendetelo. Yo también estoy deacuerdo con tirar de los hilos. Tuve tanta suerte que apareció Zoe. Aaaaayyyyy

Anónimo dijo...

Tiré y tiré, sin descanso y cuando se tensó subí hasta el balcón...Y detrás del hilo estaba Penélope, con su triste y anciana sonrisa, ¡la pobre!


Te acompaño en el sentimiento antiprimaveral, antipolínico.., en general.


Mis mejores deseos..y aire(s) frescos.