jueves, 22 de mayo de 2008

RUIDO



Ella era puta en puerto de mar. A él le dolían las cicatrices de las manos.
Le vio pasar cogido del brazo con Candela, la puta de la casa de enfrente. Él se giró al ver su rimel corrido, sus muñecas heridas, sus lágrimas en los tobillos. No le quitó ojo hasta que el "Gordo Manrique" le susurró al oído alguna porquería de las suyas y desaparecieron por la puerta entreabierta.
Ella no gritaba.
Al día siguiente fue a buscarla y la tomó de la cintura y le dijo seguro de sí mismo:
-Con nadie más...
Lo que debía creerse ya jamás lo creyó. Había en la ciudad bulevares desiertos y bares que se llenaban del ruido de la vida.
Subieron la escalera de caracol y, al llegar arriba, le repitió, cogiéndole la cara con las manos:
-Con nadie más...

La caída fue terrible. Un ruido, como de sangre tiñéndolo todo, se propagó por su corazón podrido de propiedad.
Algunos pensaron que él se arrepentiría, pero no es cierto que el universo o la vida sean justos. Ella murió en el silencio de su profesión. A él le vieron borracho y riendo, antes de embarcar rumbo a otro puerto y meses más tarde con otras mujeres, con todo el vendaval por delante.

19 comentarios:

Soboro dijo...

Qué fuerte!
Los dos protagonistas sin nombre son personajes reales de cualquier lugar del mundo.
Muy bien sugerido que los dos ya habían estado juntos: el rimel, las lágrimas, las miradas.
Triste y lírico, como muchas de las canciones de Joaquín Sabina.
Un beso.

aroa dijo...

la canción que más me gusta de sabina!!!!!!!!

rodeada de tus letras
gana tanto

el hombrecillo de la cama deshecha y yo esperamos tu llegada café en mano, o a tequilas, una nunca sabe...

Microalgo dijo...

Un poquitín misándrica la veo, Dama de Góndal...

Pero el texto es magnífico.

carmen moreno dijo...

Soboro, sí, sí, de cualquier lugar del mundo. Qué triste, ¿no cree?

Aroa, y la mía!!! Si usted quiere, primero nos tomamos el tequila (aunque le advierto que me sienta fatal, siempre termina otro/a lamiéndome la mano) y, luego, nos pasamos al café.

Don Micro, ¿usted cree? Qué bueno que le guste el texto. Le echamos de menos.

Camille Stein dijo...

precioso tu texto

... y terrible la historia, como esa caída y el viaje hacia otro puerto

me ha gustado especialmente cómo precipitas el final, todo lo que sugieres (y dices) en apenas unas líneas

un beso

winsta dijo...

Cambias de registro con una facilidad sorprendente.
Ayer me despertabas sonrisas y hoy, tan poética, tan triste, revelando lo que sucede casi a diario desgraciadamente. La muerte de mujeres por hombres que dicen amarlas.
No sé si tienes algo publicado, pero deberías porque sabes llegar a quien te lee.

carmen moreno dijo...

Gracias, Camille. Los blogs te obligan un poco a esas prisas, ¿no crees?

Winsta, sí, sí tengo cosas publicadas. Lo último que salió (no hablo de la antología de Lara) es un libro contra los malos tratos que estuvo apoyado directísimamente por la que hoy es Ministra de Igualdad. Su título: Más que morir.

Virginia Barbancho dijo...

Tambien es mi favorita Sabina! Dios! Los pelos de punta!

en tierra de nadie dijo...

Duro, pero real.

"No es cierto que el universo o la vida sean justos"...

pd.- Yo también te/os espero con los brazos abiertos. Me apunto, si me dejais, al tequila, café o lo que sea. Gracias, Legendaria Carmen por haberme conectado a la tripulación del Bremen. Hay que brindar por ello.

carmen moreno dijo...

Dama Virgina, yo de usted iría a la peluquería, que ahora no se llevan los pelos de punta. ¿Qué me dices ese final cantando mano a mano Sabina y Ruibal? ¿Sabíais que el final de la canción lo hace Ruibal (de Cádiz)?

Etdn, te apuntamos a todo, ¿o es que crees que te vas a librar de nosotras? No hice nada, todo lo has hecho tú.

Microalgo dijo...

En realidad, no, Carmen. Era sólo una "broma interna", porque Usted dice que últimamente de mis textos se desprende cierta misoginia... ¡¡sin que tire yo a nadie desde el cuarto piso!!

Tenemos una quedada a medias. A ver si el martes.

Bexos!

NáN dijo...

La maté porque no era mía. Es un precio terrible que están pagando las mujeres a sus antiguos amos por ser libres.

Terrible, pero el aire de copla que le das, muy bueno.

Reb dijo...

Sí, genial. Me has sumergido en un espacio fabuloso. Me encantan esas escaleras de carcaol y la ciudad...

carmen moreno dijo...

Ahaha, Don Micro... así que le ha salido a usted la vena vengativa... Si será misógino...

Bueno, Primo, debe ser por mi amor a la copla y por lo que estoy rumiando desde hace un par de meses.

Reb, cuánto tiempo sin verla. Me encanta sumergirte en mundos y sumergirme en los que tú creas.

winsta dijo...

Carmen, ya me parecía extraño que no tuvieras nada publicado.
Voy a empezar a buscar tus libros ¡ya!.
Gracias.
Un beso.

Anónimo dijo...

La expresión es sencillamente estremecedora. He salido del texto como cuando voy al cine y el cerebro se me tambalea por el sismo de la subliminalidad.

¿Es este crímen un crímen contra la humanidad?

Cuando uno lee estos guiones, tan poéticamente reiterados, entiende por qué no se ha solucionado este terrible comportamiento.

Hay quien piensa que la forma más efectiva de erradicarlo es con técnicas del Dr. Mengele y eso no está bien visto (faltaría más).

Las demás formas; las políticamente correctas, las que pasan por las temblororas y lentas manos de la justicia; no son más que una forma como cualeuier otra de dejar a la buena intención del animal humano su curación.

Pero, desafortunadamente, el hombre ha demostrado, desde que lo pusieron en la tierra, que es incapaz de frenar la falta de respeto y la violencia contra si mismo. Y así nos va.

Una auténtica pena.

Pero bueno, mañana seguro que sale el sol. Que lo disfrute(s).

Mega dijo...

Max Aub y sus Crímenes ejemplares, que seguro que ya conoces, reúne una suma de sinsentidos (a modo de razones del asesinato) para acabar poniendo al descubierto la visceralidad que nos mueve, llegando incluso al extraño mérito de provocarnos la sonrisa (eso sí, algo torcida) ante lo absurdo del caso. Del tipo: "Lo maté porque era de Vinaroz" (aquí se trata de una asesina).

Pero tu texto es un golpe en plena sesera. Y duele. ¡Vaya si duele!

Un abrazo

Mega dijo...

Fe de erratas: Me parece a mí que no se trata de una asesina...

carmen moreno dijo...

Anónimo(s), gracias por todo siempre.

Mega, Max Aub me acompañó durante un verano. TODO LO QUE PILLÉ DE ÉL. Me parece un genio absoluto y tan desconocido... Max Estrella-Max Aub.