viernes, 10 de julio de 2009

SMS

Les dejo tres de los últimos SMS que he escrito a amigos para que comprueben mi estado de agotamiento mental y cómo la inflamación de la base del cráneo (sí, sí, esa que me estrangula la arteria que riega el cerebro) me está afectando. Espero que sea reversible.


SMS1

Intento quedar con un amigo para ver un proyecto juntos y le mando este mensaje

¿Piedras el lunes y cenamos los cuatro?


SMS2

Una amiga me manda un mensaje que dice "ya estoy despierta" y yo le contesto

Yo desde las 7:30. El dolor... Dame vuestro dijo, anda.


SMS3

Con la misma amiga, pero otro día.

Nos vemos en un rato. No acepto un no por respuesta que tengo un stock de achichonras.


Bueno, si alguien tiene una explicación científica (véase don Micro, o Luis el hijo de mi Primo, o cualquier otra alma caritativa) hagánmelas llegar, por dios

11 comentarios:

NáN dijo...

El acto fallido primero es diáfano. Estás absolutamente decidida a, en ese proyecto, convencer a todos para que hagan lo que tú quieres. Por eso amenazas con "piedras el lunes". Si no se pliegan a tus deseos, el jueves sacas la navaja de la liga.
Traducción al cristiano: ¡Ne me vengáis con gilipolleces que estáis avisaos.

Acto fallido segundo. El tema oculto era "fuertecito" y no lo puedes mencionar abiertamente, pero te interesa mucho saber lo que tu amiga dijo.
Traducción al cristiano: cuéntame lo que dijiste.

Acto fallido tercero. Lenguaje cifrado en el que te refieres a que tienes la honra achicharrada. ¡Algo habrás hecho, pillina!
Traducción al cristiano: Tengo un montón de maldades que contarte y estoy dispuesta a compartirlas contigo.

Es vergonzoso que escribas a la gente comunicándoles esas intimidades. Mucho mejor en la intimidad.

Єѕтnoм dijo...

Puestá clarísimo...

;-P

Besitos, guapa.

carmen moreno dijo...

Pero, bueno, Primo. ¿Cómo lo cuentas todo así y te quedas tan tranquilo? Que yo tengo una reputación... Ah, no, no la tengo, entonces, ná.

Estnom, si yo sé que está todo clarísimo, pero mis amigos son raros... jejejeje

Microalgo dijo...

Desde un punto de vista cientifista y aséptico, una vez analizadas todas las posibilidades y acudiendo (cómo no) a la Navaja de Occam y a las eliminaciones cartesianas, sin menoscabo de que exista la posibilidad (remota) de aclaraciones más sutiles y complejas, casi me atrevo a afirmar que está Usted como una cabra jarta papeles.

Papeles empapados en LSD, claro.

Y bueno, el "T9" a veces juega malas pasadas, pero esto es que ya raya lo kafkiano.

Por otra parte: cuando entro en su blog me aparece una página de publicidad para un curs ode "personal shopper", ilustrada con una pija enseñándole un zapatito de tacón a otra pija, que sonríe pero no parece muy convencida de que esos Manolo's valgan los cuatrocientos eurazos que piden por ellos, contando con la mordida que se va a llevar la pija oferente. Como castigo divino estoy por escribir en el espacio apropiado para ello TU dirección de E-Mail y tus dos teléfonos, para que te den por saco las pijas vendedoras durante una buena temporada.

SÉ QUE ahora mismo estás tentada de hacer lo mismo con mis datos, pero

a) No es una idea original: ya se me ha ocurrido a mí antes.

b) No es una buena idea: te puedo curar lo de la base del cráneo a base de estrangularte.

c) No es adecuado. Imagínate que se me acaba dando bien.

Poseso.

carmen moreno dijo...

Ay, Don Micro, usted siempre tan amable... Lo de las pijas no lo entiendo, pero no es la primera persona que me lo dice, a mí me sale un curso en enfermería (¿será un mensaje divino?) cada vez que entro en mi blog.

No difunda usted mis datos, por el amor de un dios, que bastante tengo yo con lo mío.

Arwen dijo...

Eso está precioso!!! Invitando a achichornas por ahí, sabiendo lo que me gustan ¿¿??

carmen moreno dijo...

Jo, Dama Arwen, no se ponga usted así que no estaba por Madrid, si no, de qué?

Microalgo dijo...

Todos sabemos que las achichornas (tant ofritas como al horno) son un plato típico de Góndal. De hecho, las nubes que aparecen en el escudo que adrona la bandera no fueron, originalmente, sino unas manchas de aceite de las achichornas fritas que los siempre jocosos soldados del glorioso éjército gondalés dejaban como marca en tan augusto trapo cuando juraban bandera.

El alférez que la ofrecía el sacro tejido a los soldados desfilantes siempre los amonestaba, pensando que el refrote de los morros no era más que refocile erótico de la rijosa tropa con su amada bandera. De ahí el "Eh, sin lengua; eh, sin lengua" que aparece en el himno nacional.

Ya ve. Esto todo se puede contrastar en el segundo tomo de "Historia de los soldados gondalíes y de todas las batallas que ganaron", volúmen de doce páginas con diez de introducción, una de índice y página en blanco inicial para dedicar a los familiares.

Magapola dijo...

Luego quieres que te tome en serio... Así no se puede...

¿Para cuándo unas achichonras?

Flavia Company dijo...

Tu capacidad creativa no conoce límites, he ahí.

carmen moreno dijo...

Magapola, mis achinchorras siempre están a su entera disposición.

Dama Flavia, qué buena es usted, de verdad... Ay, cómo la echo de menos.