sábado, 3 de marzo de 2007

PABLO


Te veo crecer desde el papel

entre mis dedos

te sé diluido en risas

que me sugieren tu corazón

te he acompañado

en algunos de tus sueños

te he señalado la luna

y tú la perdiste en tus ojos

te reconozco en los colores

que castigan

la ausencia de besos

pero no importa

la palidez de los abismos atávicos

de nuestra distancia indeleble

porque cuando vuelva a mirarte

enredado entre mis dedos

creciendo desde el papel

tendré la certeza

de que tus pequeños dientes

que también progresan

vigilan desde aguas más cálidas

que nuestro amor

no sea como todos

que el mundo sea

un océano de magia

Para Pablete, el niño-mago, el tiempo detenido y toda la risa por delante.

7 comentarios:

Ana dijo...

Para no romper la tradición emepezaré con algo así como... "Es un poema precioso".
No he podido evitar verme dentro. En cierto hay distancias indelebles (aunque horrorosas), y mis pequeños dientes también progresan a veces... Me enseñas la luna y se pierde en mis ojos cuando la miro... Estoy en esos colores que castigan la ausencia de besos...

Y ojalá no importasen la palidez de los abismos atávicos.

Increible :)


Besos.

ana dijo...

pd: hay un error "en cierto hay" es "en cierto MODO hay" jajaja
muaaa

carmen moreno dijo...

Tú sigues llevando la niña en ti. No la pierdas nunca

Microalgo dijo...

Qué alegría para ese Pablo, dentro de unos años, cuando lea el poema y se reconozca. Hay algunos versos que "nos pegan", o en los que nos reconocemos... pero saber que esos son NUESTROS debe ser un gustazo del nueve largo recortado con puntitos amarillos y linternas chinas amarradas a los cuernos (no sé si me explico).

nán dijo...

Perfectamente, Mic.

Y tienes razón, Ana. Yo también lo voy a decir:

Es un poema precioso.

Anónimo dijo...

En la inmensidad de tu océano seres maravillosos, que nacen, crecen, viven de forma permanente o sólo se acercan a acariciar tus aguas, saladas de lágrimas de dolor y alegría.
Soy uno de esos últimos, enamorado de las tempestades del sentimiento...

Lara dijo...

Jo.
Un beso, mygirl.