martes, 19 de junio de 2007

NO HAGO OTRA COSA QUE PENSAR EN TI


No hago otra cosa que pensar en ti por halagarte y para que se sepatomé papel y lápiz y esparcí las prendas de mi amor sobre la mesa.


- Las prendas de este amor que son tus labios y mis besos.

Le decía la pequeña polilla Bogart, a la desmelenada polilla Hepburn, mientras la Reina de África se hundía miserablemente en la bañera.


Buscaba una canción y me perdí en un montón de palabras gastadas.No hago otra cosa que pensar en tí, y no se me ocurre nada.

- Nada más que pedirte que me beses hasta que amanezca, o hasta que la eternidad se desvanezca en tu lengua que trepa por mis piernas diminutas.

Susurraba ella en un gemido que se extendió alrededor de los cuerpos enlazados en un abrazo único fundido en sol.


Enciendo un cigarrillo y otro más, un día de estos he de plantearme muy seriamente dejar de fumar, con esa tos que me entra al levantarme.


- Dibuja otro corazón con el humo que exhalas, yo escribo nuestros nombres, si quieres, con mi barra de labios.



Busqué, mirando al cielo, inspiración y me quedé colga'o de las alturas,por cierto al techo no le iría nada mal una mano de pintura.



- ¿Ves? Ahora sonríes. Si quieres lo hago ahora (silencios) o volutas de pinturas con tus medias. ¿Me enredas en tus pupilas o me haces un hueco estanco en tu mirada?



Luego miré por la ventana y me fugué con una niña que iba en bicicleta,me distrajo un vecino que también no hacía más que rascarse la cabeza.



- Aquella bicicleta que me regalaste para que nos fugásemos y aún me llamas niña, cuando no lo era entonces... ¿Has visto cómo te respiro?


- Eres todo lo que quise, pequeña. Quise decir, muñeca. O más bien, polilla. ¿Qué no te llamó nunca nadie? Aparte de ser un patán con humos y alcohol, soy todo lo que quiero ser a tu lado, sólo a tu lado.



No hago otra cosa que pensar en tí, y nada me gusta más que hacer canciones,pero hoy las musas han pasa'o de mí, andarán de vacaciones...



- En realidad, las hice matar ayer, a las musas digo, porque ninguna de ellas eras tú.


- Bésame, Humphrey.Hundamos la ciudad bajo nuestras caderas.

3 comentarios:

Microalgo dijo...

... Sobre todo lo de dejar de fumar según qué cosas.

Yo al esta cosa que os ha entrado le pondría un ocho.

No, no es tan bajo. En la escala de Richter equivale a una explosión de seis millones y pico de toneladas de TNT... no está mal.

ana dijo...

Plas Plas!!

Muy bueno, señora madurita (para no perder la costumbre)... aunque claro, tendré que hacerte un par de preguntas porque me he perdido en algún que otro punto... ya sabes, cosas de niñas pequeñas.

Besitos, Locaprá (como siempre me dice mi madre)

Lara dijo...

"Le decía la pequeña polilla Bogart, a la desmelenada polilla Hepburn, mientras la Reina de África se hundía miserablemente en la bañera."

(Qué bien te veo, Carmen mía.)

Lo he leído del revés, de abajo arriba, y saltándome la letra negra, que aunque antaño mil veces escuchada, no es de tu mano, y en un momento como éste, es tu mano lo que quiero.