viernes, 11 de abril de 2008

DAME UN RESPIRO

Canta Jorge Drexler: "Pero esta noche,/hermana Duda,/dame un respiro". ¿Quién no tiene dudas? Todas o ninguna, pero dudas. Una se sienta a mirar pasar el mar y se agarra los tobillos y se humedece los labios y sabe que las olas siempre llegan a la orilla, pero duda. Te preguntas si habrá un momento en el que el orden universal cambie sin dar explicaciones.




Marlango silba un pequeño vals y, de repente, parece que los pies ya pesan menos, pero intentas levantarte y sientes que la arena se abre y caes a través del centro de la tierra hasta donde Alicia se esconde de la reina de corazones. Humpty Dumpty se mira en el espejo y no se reconoce, ya no es cruel y su cáscara se resquebraja ante la mirada atónita de sus ojos saltones.






Tal vez porque aún nos queda la esperanza de que Calaf descubra el nombre de la princesa, seguimos sobreviviéndonos. Si en un hueco del miedo se filtra una gota de sal, el temblor se convierte en grito y el grito en la posibilidad de renacer de las cenizas.


15 comentarios:

Camille Stein dijo...

No escojo... Pero me quedo con Puccini. Y con la sal en el miedo que convierte el temblor en grito y en sucesivo renacimiento.

Pareciera que me escribes. Mi espejo.

Un beso.

Microalgo dijo...

Ay, Dama de Góndal.

No me desdude. Hoy prefiero quedarme con la duda misma, no vaya a ser que.

NáN dijo...

Qué texto tan bonito, Prima, el de estos tres párrafos pretextados en canciones.

El respiro de la duda, la levedad y la esperanza tras el grito.

Positivamente entendiéndolos.

carmen moreno dijo...

Camille, si lo parece será.

Don Micro, en algún momento hay que abandonar la duda. Es incómodo vivir con ella.

Primo, es bueno ir respirando de una vez.

Microalgo dijo...

Permítame disentir, Dama de Góndal. No podemos abandonar una duda sólo porque nos sea incómoda. Podríamos acabar fundando una religión por eso, por no sentirnos incómodos. Yo prefiero sentirme en el alero y no caer en un falso dogma tranquilizante.

Tiene su belleza, la duda.

y

Cuando la fe se convierte en odio, benditos sean los que dudan (Amin Maalouf: El Viaje de Baldassare).

Además,

Cuando el dios tiene dudas sobre sí mismo, tapa fácilmente las fisuras de su opinión con los testimonios irrecusables de las personas que han consagrado su vida a la obra del dios (Marcel Proust: En Busca del Tiempo Perdido. IV. Sodoma y Gomorra).

(Usted sabe...).

carmen moreno dijo...

Hombre ya, Don Micro, pero uno no puede dejarse tampoco por la comodidad. Es decir, si usted duda si debería hacer algo, pero sabe que le apetece, aunque se equivoque, ¿qué hace? ¿Se mantiene siempre ahí o intenta salir de la duda (jeje)? Es eso.

carmen moreno dijo...

...dejarse acunar por la comodidad...

zöe dijo...

Me están haciendo tener dudas sobre el sentido de la discursion, y de la vida,... incluso de Dios, y de pi pispa,... gggg, no me han pensar, no me hagan pensar, que en vez de des-dudarme me re-dudo.

winsta dijo...

Un gozo leerte y qué acierto al elegir la música!

Anónimo dijo...

El mundo es de los grandes dudófagos por eso la vida en la duda es la gran vida (o eso podríamos pensar cuando sabemos que cada vez hay más y mayores).

En el final de los tiempos de cada ser humano las dudas salen en el último aliento y pasan a ser de la raza. Es el patrimonio que dejamos a quienes nos suceden.

Así que, por reducción al absurdo, seguramente eres capitalista dudosa... Y esto sin conocernos... imagine (by lennon).

Hay por ahí un paradigma que nos muestra una salida: DUDA + INTUICIÓN + IMAGINACIÓN = METAINTERPRETACIÓN.

Así y e(s)o.

en tierra de nadie dijo...

Es preciso tener un caos dentro de sí para dar a luz una estrella fugaz.
-Nietzsche-.


Ya sé que me repito, que esa frase está en mi blog, pero me da que es apropiada para el momento.

La duda, que jode cuando uno la tiene encima, es siempre síntoma de algo. La fiebre que alerta de la infección. La calentura que precede a las decisiones necesarias. Desconfiemos de quien nunca duda.

Que tu duda se hinche hasta romper las costuras de los trajes que ya no sirven (me repito, se lo puse a Kika, o algo parecido, pero me gusta la metáfora).

No hay que temer a los cambios. Es preferible arriesgarse, aunque podamos estar equivocándonos. Aunque tampoco me hags caso, soy bastante temeraria. Kamikaze emocional, diría. Pero no me arrepiento.

corto ya.

bss

carmen moreno dijo...

Zoë, no dude usted que hoy es su cumpleaños y ante eso sólo hay que sonreír.

Winsta, para mí es un placer verla siempre por aquí.

Anónimo(s), en realidad si no hay duda, no hay movimiento, ¿no?

Etdn, estoy contigo, nada de apalancarse. Para Zoë y para ti FELICIDADES!!!

Microalgo dijo...

Miren, miren, no me pinchen, que no está el oven para cakes.

Marley dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
vega dijo...

y siempre acabamos encontrando la manera... siempre hay una canción, un trozo de algo, una esperanza, un saliente, un reborde, un clavo al que agarrarse para no necesitar, siquiera renacer de las cenizas. Para apagar los incendios antes de que lo destrocen todo. De que nos destrocen todos...