lunes, 21 de abril de 2008

CUANDO TE DES CUENTA

- Cuando te des cuenta -le dijo ella sin quitarle los ojos de las cuencas- me habrás dejado sin aire.

- Bah -respondió la imagen con un gesto de desidia-, apenas te sirve para respirar...

12 comentarios:

Microalgo dijo...

Y los ojos sólo para ver. Lo malo es cuando uno se acostumbra a que se lo quiten todo. Se lo digo por experiencia. Entonces es lo malo.

Besos, no se me desasosiegue (no se me Pessoée).

Anónimo dijo...

Pessoée? Jajaja, don Micro no lo haré porque no sé lo que es, conste.

Anónimo dijo...

Entre tanto, ella en un esfuerzo sobrehumano y anaeróbico apretó hasta que sus ideas salieron como en lágrimas.

- ¡Jodida y turbadora fábula de mi mente! - habló sin aliento, con esa voz hueca del penúltimo estertor, antes de caer en el sopor de los sin alma.

Un fla(s)h de limón p'alverano d'spaña, guapa.

Camille Stein dijo...

... y elle definitivamente apretó y se los sacó... apenas le servían para ver...

en tierra de nadie dijo...

Tus microrrelatos si que dejan sin aire, Dama de Gondal...

Ay, los vampiros emocionales. Te absorben el aire, la mente, la vida , el yo...y una, tan tonta, se deja y encima, agradecida. Joé con el amor, cómo engaña.

besote

cuidense

Microalgo dijo...

Pizarnikarse o pizarnikearse es suicidarse como Alejandra Pizarnik. Alfonsinearse es suicidarse como Alfonsina Storni. Mesalear es empujar de lado (como hacía Mesala con Ben Hur, montados los dos en cuádrigas, en la película). Y supongo que pessoarse es dejar que a uno le venza el desasosiego (o el "desassosiego"). Así que si yo me pessoara, estaría triste todo el rato. Todo el rato pessoándome, sabiendo que no me pessoaría si el mundo fuera de otra forma...

No tenía nada que ver con ningún partido político, créame.

Arwen dijo...

- Cuando menos quieras darte cuenta -te digo yo sin quitarte el aire- tendrás ganas de respirar.
- Bah -respondió ella con un gesto de cansancio-, apenas respiro por costumbre.

NáN dijo...

pues hay que mejorar la respiración para tachar el "apenas".

Y hay que salirse del concurso de "a penas no nos gana nadie".

«ya verás
como a pesar de los pesares
tendrás amigos, tendrás amor».
Goytisolo

Y quien quiera hacer de nuestra vida un tango, que se vaya a Buenos Aires, que además de bonito está muy barato.

Microalgo dijo...

Pero... ¡los tangos están muy bien!

Lo único es que hay que saber cuándo se dice CHIN-PÓN, y el tango se acaba.

Pero un poquito de quejido porteño, apache y malevo, de vez en cuando, creo viene bien para desescamar de formularios el alma.

NáN dijo...

Pa' bailarlos, Don Micro, o para verlos bailar. No para que nuestra vida lo sea.

Microalgo dijo...

Aro, aro.

En mi caso, mejor para verlos... Terpsícore pasó de mí como de la mismísima mierda (con perdón).

carmen moreno dijo...

Me encantan los tangos, sobre todo, cuando los BAILAN otros. No, nuestra vida no se puede convertir en un tango. Fíjense, yo ahora estoy ilusionada con el cambio.

Etdn, gracias.

Arwen, me gustó mucho tu relato. Ya sabes que yo pienso que escribes mu requetebién.

Camille, qué gore, hombre.